Cuándo hacer el cambio de alimento entre cachorro y adulto

La alimentación en los animales es un elemento fundamental. No solo se trata de satisfacer una necesidad básica, sino que también de proporcionarle una comida que les entregue los nutrientes y vitaminas necesarias, según en la etapa de la vida en que se encuentren.

Por tanto, así como la lactancia es fundamental durante los primeros meses de vida de todo cachorro, ya que les permite ganar peso y desarrollar anticuerpos; también lo es el cambio de comida cuando pasan a ser adultos.

¿Por qué es importante la alimentación de un cachorro?

Lo primero que debemos tener presente es que los cachorros se encuentran en pleno crecimiento y desarrollo, por lo que, al igual como ocurre con los niños, requieren de más vitaminas, proteínas, minerales y, por supuesto, calorías. De la misma manera, para potenciar la formación de sus huesos necesitan de abundante calcio y fósforo.

Sin embargo, pese a la gran cantidad de elementos que deben consumir para experimentar un sano crecimiento, los alimentos deben ser más bien de fácil digestión y absorción, puesto que su sistema digestivo aún es inmaduro.

Si es que adelantamos el cambio de alimento de un cachorro, proporcionándole comida de adulto, sin tener la seguridad de que es el momento “adecuado”, podríamos estar afectando la salud de nuestra mascota.

El consumo adelantado de comida de adulto podría generar alteraciones en el crecimiento y desarrollo de nuestro perrito. Por ejemplo, si no les entregamos una alimentación alta en calcio podría presentar problemas en los huesos y articulaciones.

Por todo lo anterior, es que es fundamental saber distinguir o identificar cuándo nuestro cachorro ya se ha convertido en un adulto saludable. 

Pero, ¿cuándo deja de ser cachorro?

Suele pensarse que todo perro después de haber cumplido un año de vida deja de ser cachorro. No obstante, esta creencia que se encuentra muy arraigada en nuestra cultura no es del todo correcta. 

La adultez en los perros puede variar de acuerdo a la raza y su respectivo tamaño. Por lo tanto, mientras más pequeño sea nuestro perrito, más rápido se terminará de desarrollarse. Por el contrario, a mayor tamaño requerirá más tiempo para convertirse en un adulto.

Dado lo anterior, podemos considerar como referencia la siguiente tabla:

Razas Toy

9 meses

Razas pequeñas

10 meses

Razas medianas

12 meses

Razas grandes y gigantes

24 meses

De todas formas, en muchas ocasiones nuestros perros también suelen ser mestizos, por lo que resulta complejo determinar su tamaño. Es por ello que, ante cualquier duda y antes de cambiarle el alimento, lo mejor es consultar con nuestro veterinario de confianza.

Cómo cambiar el alimento

Por lo general, se sugiere que todo cambio de alimentación sea efectuado de manera progresiva. Es decir, que la comida de cachorro se mezcle, de manera proporcional, con la de adulto. Esto principalmente porque un cambio repentino podría provocar cuadros de malestar digestivo e incluso una gastroenteritis.

Es así como la proporción de los primeros días suele ser de una proporción de 25% del alimento nuevo y 75% del anterior; para luego pasar a un 50% y 50% hasta llegar, dentro de una semana, al 100% del cambio.

Pero recuerda, si no estás seguro de cómo avanzar en este cambio de comida o tu perrito, anteriormente, ha presentado problemas digestivos provocados por otras afecciones, siempre es recomendable recurrir ante la opinión de un experto para que no solo nos ayude a determinar el “cuándo”, sino que también a qué tipo de alimento debemos recurrir en cada caso.

Comentarios (0)

Producto añadido a la lista de deseos